¿QUÉ ES HAPKIDO?

La palabra “Hapkido” se traduce como Hap: Coordinación / Ki: Energía / Do: Camino. Por lo tanto, Hapkido significa “El camino a la coordinación de la energía”. Es por eso que este arte marcial es dinámico, ya que logra crear un equilibrio entre dos fuerzas opuestas y usar esta energía como ventaja en una situación que debamos defendernos.

Es una técnica de combate completa que compila en un sólo método educativo lo mejor de estilos tan variados que trabajan desde el combate a larga y media distancia basado en puños y patadas (tae kwon do, karate etc.) hasta los basados en la lucha a cuerpo a cuerpo a corta distancia (sirum, yudo y lucha libre) y contra varios atacantes (aikido, samurai jutsu), además de los que incluyen el manejo de las armas (ninjutsu, kumdo, kung fu).

Su extenso contenido técnico hace del hapkido un método de autodefensa muy especial, ya que no requiere de la complexión atlética de la persona para poder aplicarlo ni tampoco del uso o abuso de la fuerza bruta, por ello los departamentos policíacos y de seguridad están buscando en nuestro estilo el adiestramiento y enseñanza para sus elementos.

Para obtener el grado de cinturón negro se deben de dominar más de 300 técnicas diferentes ya que el Hapkido es un arte marcial muy completo. Posee más de 3000 técnicas en su totalidad, pues incluye una gran variedad de golpes, patadas, defensas, torceduras, llaves, candados, lances y proyecciones, así como formas de caer al suelo sin lastimarse. También contiene técnicas para enfrentar a múltiples atacantes, personas armadas, y como utilizar distintos tipos de armas y artículos de uso común para nuestra defensa personal.

TEORÍA DETRÁS DEL HAPKIDO

Al revisar y darnos cuenta que el Hapkido funciona, nos preguntamos lo siguiente: ¿cómo funciona y por qué funciona? Esto es porque en su forma original es un arte marcial basado en teorías físicas. De hecho mucha gente categoriza al Hapkido como un arte marcial científico, ya que cada aspecto de él esta enfocado en la manera más eficiente y eficaz posible. El mejor modo de lograr este resultado es a través de la teoría de la dinámica, la cual se define en la traducción de la palabra Hapkido  “coordinación de energía”.

El movimiento dinámico quiere decir mas que una reacción rápida, reaccionar dinámicamente es crear un equilibrio entre las dos fuerzas opositoras y usarlo como ventaja. El concepto del UM-YANG (Ying Yang en chino) o el concepto de equilibrio es la base filosófica del Hapkido. La llave para crear este equilibrio se puede encontrar en sus tres principios fundamentales, que son:

won
MOVIMIENTO CIRCULAR (WON)

El cuerpo permanece como el centro de un movimiento dinámico. Si observas un tornado, el aire gira absorbiendo todo a su alrededor, y al mismo tiempo lanzándolo afuera. Esto sucederá mientras el movimiento circular continúe. Así el cuerpo actúa para mantener ese balance, absorbiendo lo que se presente y a través de la fuerza cíclica continúa, lanzándolo fuertemente fuera de él.

yu
MOVIMIENTO FLUÍDO (YU)

Todos los movimientos del cuerpo deben de ser fluidos como el agua. Lo que significa que la técnicas de defensa personal deben adaptarse de acuerdo a diversas situaciones, como el agua lo hace cuando, por ejemplo, es puesta en una tetera, se adapta a la tetera; y si luego la sirves en una taza, se convierte en la taza. Así es como debemos adaptarnos, como el agua.

hwa
COORDINACIÓN (HWA)

Al mantener una armonía en nuestros movimientos, usamos un menor esfuerzo individual, supliéndolo con trabajo de equipo, como por ejemplo, la coordinación de pies y manos. En el sistema que utilizan los aeropuertos, el piloto se coordina con la torre de control para poder aterrizar el avión de una manera segura, así nosotros coordinamos el espíritu, mente y cuerpo al aplicar cada una de las técnicas.

En el Hapkido tomamos la teoría dinámica y la combinamos con el conocimiento y estudio de los puntos vitales y débiles del cuerpo. Existen más de 360 puntos en el cuerpo humano, de los cuales 54 son blancos de ataque en un combate. La ubicación de estos puntos normalmente coincide con los nervios, las venas o los órganos internos. Cuando estos puntos vitales son atacados, el resultado puede llegar desde infringir un gran dolor hasta la muerte. Este conocimiento es necesario para una defensa personal efectiva, que es uno de los objetivos más importantes del Hapkido.

También tiene como características el buscar puntos de presión en el cuerpo del contrincante, así como realizar la inmovilización de coyunturas de tal modo que el agresor puede ser sometido rápidamente sin la necesidad de utilizar la fuerza excesiva ni de golpear al oponente. El Hapkido, además de ser una técnica de combate personal, constituye una disciplina integral que contribuye además a una armoniosa coordinación entre espíritu, mente y cuerpo.

Incluye también meditación y su particular sistema de respiración llamado “Dan Jon Ho Hup”, ayuda a regular la circulación y presión sanguínea, controlar el sistema nervioso y así prevenir la tensión, el cansancio, estrés, y degradación del cuerpo humano. Se dice que el Hapkido nos guía a una vida mas larga y serena.

Basado en estos principios, el Hapkido se diferencia de otros sistemas de defensa personal.